sábado, 7 de febrero de 2009

La piedra filosofal de la eficiencia económica social

En un mundo globalizado interactuando con las diferentes fuerzas de gobiernos, capital, diferentes monedas, empleo, consumo, recursos naturales, materias primas, capacidad y disponibilidad productiva, aranceles, proteccionismos primitivos, imposición y actuaciones inmorales y egoístas, el escenario más adecuado sería el “Libre mercado y circulación de capitales, bienes, servicios y personas en armonía y equilibrio con el medio ambiente, recursos naturales y organización de la capacidad y disponibilidad de la oferta y la demanda.”

Obviamente, todo progreso y avance, necesariamente deberá sustentarse sobre el vigente ordenamiento jurídico socio económico, modificando, adecuando y ajustando progresivamente el actual marco jurídico y modelo económico social con un proyecto y objetivo aceptado, deseable y preferible, universalmente o al menos 3/5 mayoritariamente universal.

El devenir de la historia, nos demuestra que no es conveniente ni bueno para lo sociedad, ni parcial ni más ampliamente, destruir la base socio económica existente y crear un vacío administrativo-jurídico- social, eliminando o dejando caer el sistema que sea, por muy malo o inconveniente que resulte.

El actual sistema ha sido y es lo suficiente bueno para habernos proporcionado el progreso que actualmente disponemos y sería una locura universal destruirlo, pues entonces sí que sería posible llegar a una situación generalizada de actuaciones funestas para la humanidad.

Lo razonable pues, sería construir sobre lo que hay, modificar, ajustar y adecuar progresivamente sobre la base de un proyecto razonable común universal.

La piedra filosofal esencial, que puede garantizar las inversiones públicas y privadas de manera conjunta, eficiente y conveniente, indistintamente de su localización y el equilibrio necesario de la capacidad de la oferta y demanda, buscando la convergencia del interés general global, pienso como el más conveniente y razonable, “una regulación, bastante completa, de los precios y el % de los beneficios, suficientemente próxima, al esfuerzo de una inversión eficiente y segura, generadora del máximo empleo, ajustando el equilibrio de la capacidad productiva, la oferta, la demanda y disponibilidad de los recursos y medios".

Posiblemente, la resistencia será vencer el egoísmo del sistema, no al ideario capitalista, pues, si hemos llegado hasta aquí avanzando y progresando, y es bueno socializar pérdidas del sistema empresarial, financiero y la banca para unos pocos miles, mucho mejor será socializar los precios y los beneficios para todos, respetando la libre iniciativa de empresa generadora de empleo, regulando el espacio disponible de su oferta, el % de beneficio equilibrado y acorde al esfuerzo de inversión que suponga y los precios para obtener un diferencial que facilite la distribución de los excedentes económicos, generando empleo, riqueza, bienestar y un aumento de las rentas más bajas a un nivel superior homologable universalmente.

Necesariamente, deberá de adecuarse y ajustarse, qué productos, bienes, servicios y en especial, materias primas y productos de consumo de primera necesidad, puedan o no, y, bajo que normas y procedimientos, participar en la bolsa de valores, mercados de futuros y cualquier otras organización asimilable o sistema que pueda someter los precios de productos o bienes esenciales, a variaciones de precios ajenas, a los costes y beneficios regulados al interés general global de la sociedad en su conjunto.

El modelo de referencia sería: se elegiría como base el precio más alto existente en el mundo de los diferentes productos y servicios, una vez descontado el establecido beneficio del capital y los diferentes costes según la localización geográfica, podríamos comprobar el excedente diferencial resultante. Se supone, que el precio más alto sería el que soporta unos costes y agregados mayores por ser mayor la renta de los que intervienen tanto por parte de la oferta como de la demanda. Este excedente diferencial, iría directamente a un Banco Mundial que lo canalizaría e invertiría en las localizaciones geográficas que mayor diferencial de excedente proporcionen por medio de las propias empresas y gobiernos que inviertan y generen empleo allá donde se necesite ampliar los medios de producción, dotar de infraestructuras y, suponga, una mejora de las rentas y el propio consumo de los trabajadores y familias.

Naturalmente, se invierte para maximizar unos beneficios que, como expectativa creíble, han de vislumbrarse en el horizonte, y, que deberían de ser mayores cuantas más unidades se vendan, si bien, sería necesario un reparto, subasta u oposición para poder montar una fábrica, comercio o cualquier servicio donde sea necesario, (parecido a como se hace para conseguir una plaza de funcionario, montar una farmacia, una administración de loterías, etc. en España), de modo que se garantice el equilibrio de la oferta a la demanda y la expectativa de obtención de beneficios que, estarían garantizados al armonizar y equilibrar la capacidad de oferta y los costes en las diferentes localizaciones geográficas que se pretenda.

No tiene sentido ni es bueno para la sociedad, el exceso de cualquier oferta de bienes, productos y servicios si ello supone llevar a la quiebra a quien sea. Y es falso, el argumento de que la competencia, falsamente libre, es buena para la defensa de los intereses de los consumidores.

Se debe de intentar procurar que no sobren, falten, desperdicien o infrautilicen bienes, productos y servicio, y al mismo tiempo, generar el máximo empleo y posibilitar la mejora y aumento de las rentas más bajas aproximándolas a las medias homologables universalmente.

Un ordenamiento razonable territorial de la oferta, por el procedimiento que sea más adecuado, ajustada a la demanda, sería lo más aproximado a una garantía de obtención de beneficios y equilibrio en atender la demanda eficientemente y estabilidad en el consumo, el empleo y calidad de vida.

Adicionalmente, se deberán de adecuar los controles de seguridad y protección para los consumidores, inversores, trabajadores y el medio ambiente, estableciendo el uso, reposición y sustitución adecuada, equilibrada y prudente de los recursos disponibles.

2 comentarios:

MT dijo...

Estimado montejb,

Un amigo alguna vez me compartió una teoría que te voy a externar. El mundo a pesar de todo es un equilibrio, y te explico. Los países ricos se benefician de las riquezas en materia prima de los pobres; y en contraparte los pobres van a los países ricos para enviar remesas y regresar algo de lo que han ultrajado.

Estoy muy de acuerdo contigo que este escenario ha sido muy desgastador, y ha creado diferencias enormes, que se han traducido en mucho de lo que ya hablas.

En cuanto al modelo que planteas, te quiero comentar, que al igual que tú yo soy partidario de enseñar a pescar, y no dar de comer en la boca.

Como alguna vez lo discutiste con Xel´Naga en alguno de tus interesantes posts, lo que nos va a sacar adelante es el compromiso personal de las personas, que nazca de nosotros ese afán de ayuda, cooperación, sin necesidad que una entidad nos obligue a ello, si no que lo veamos como un gusto.

Es cierto que el capitalismo ha hecho mucho mal, pero algo de lo que me gusta de él es que tiende a la superación de las personas. Por ello apoyando tu teoría, si este libre comercio esta respaldado por un compromiso voluntario de las personas, pum, la combinación perfecta. Y ya no hablaríamos de izquierda y derecha, si no de unidad!

Un fuerte abrazo, y seguimos en contacto con tus proyectos, en lo que pueda ayudar, con gusto

montejb dijo...

Apreciado Mario, sin duda, la unidad en la acción será la piedra de toque que haga migrar el oficio de político al uso actual, al de administrados de los recursos y valedor o árbitro de todos los implicados. Mientra decidan y actuen este proyecto puede tomar carta de naturaleza si somos capaces de articularlo y ponerlo en marcha antes de que construyan un grueso muro que haga inviable cualquier intento aproximado del proyecto. Seguimos..
Abrazos y suerte para los ganadores...