miércoles, 9 de junio de 2010

Volver a empezar

En la vida del ser humano muy pocas cuestiones son esenciales, las demás, sólo pueden ser importantes e irrelevantes en el grado y orden que queramos cada cual.


Los estados, los gobernantes y dirigentes, las leyes y normas, y así seguido todo cuanto a creado el hombre, deberían de satisfacer las necesidades básicas de los seres humanos como principio universal.


Este principio esencial e inquebrantable, necesariamente, debe de prevalecer sobre cualquier condicionante y prejuicio individual para poder progresar colectiva y solidariamente.


Desde este punto de inicio, los gobernantes y dirigentes deben de diseñar con perspectiva de futuro, un modelo social previsible, justo y equitativo para satisfacer las necesidades básicas de todos los seres humanos de forma que, podamos progresar en armonía con el entorno, a sabiendas, de que el conocimiento y cuanto se cree, caduca y se tienen que renovar en el tiempo a consecuencia del progreso y avance del conocimiento y la natural obsolescencia.


Hasta hoy en general, los gobernantes y las personas, no han sido infalibles por falta de conocimientos, medios y recursos, siendo, posiblemente, las causas de la profunda actual crisis humana y social que vivimos, además de las actitudes y comportamientos antisociales de la mayoría de las personas.


Está en juego la supervivencia de todos, tenemos que tomar conciencia para unir la fuerza de los ciudadanos y ponernos de acuerdo en actuar progresando con innovaciones sociales como seres humanos civilizados. Queda mucho por hacer en todos los aspectos de la vida por casi todas las personas del mundo.

2 comentarios:

John Nash dijo...

Hola Juan! Ya era hora que nos amenizaras con una nueva entrada. Te quisiera dejar aqui de Jiddu Krishnamurti un texto extraído de un diario de Krishnamurti titulado "El Libro de la Vida":"Si hemos de crear un mundo nuevo, una nueva civilización, un arte nuevo, no contaminado por la tradición, el miedo, las ambiciones, si hemos de originar juntos una nueva sociedad en la que no existan el «tú» y el «yo», sino lo nuestro, ¿no tiene que haber una mente que sea por completo anónima y que, por lo tanto, esté creativamente sola? Esto implica, ¿no es así?, que tiene que haber una rebelión contra el conformismo, contra la respetabilidad, porque el hombre respetable es el hombre mediocre, debido a que siempre desea algo; para su felicidad depende de la influencia, o de lo que piensa su prójimo, su gurú, de lo que dice el Bagavad Gita o los Upanishads o la Biblia o Cristo. Su mente jamás está sola. Ese hombre nunca camina solo, sino que siempre lo hace con un acompañante, el acompañante de sus ideas.

montejb dijo...

Hola John. Gracias por tu generoso comentario que me ha gustado mucho y comparto, en especial el último párrafo, < Ese hombre nunca camina solo, sino que siempre lo hace con un acompañante, el acompañante de sus ideas. >, que parecido ya conocía del libro de Lao Tse y de otros textos de diferentes culturas que de alguna manera confluyen todas en un pensamiento y espiritualidad perdida en el tiempo.

Añadir, que sigo y comparto tu magnífico blog y los comentarios que dejan los amigos encontrados en el camino. Lamento profundamente mi ausencia de comentarios en tu blog, y el abandono de publicar en el mío, pues llevo unos meses bastante desconsolado, falto de motivación e inspiración. En verdad, desde hace días estaba pensando hacerte este comentario en tu blog, pero no encontraba la justificación de hacerlo. Con tu entrada, que agradezco de corazón, me has ofrecido la oportunidad del presente comentario.

No estoy seguro de cómo y cuándo lograré superar la situación en que me encuentro, parecida a la que estamos viviendo en el entorno. Intento mantenerme en contacto con la realidad diaria, realizando diferentes actividades de manera que me mantenga la cabeza ocupada, entre ellas, seguir comentando en algunos foros como El País, en dónde coincidimos a menudo con nuestros amigos.

En la medida de mis fuerzas, intentaré seguir en contacto con todos vosotros, aunque sólo sea comentando brevemente.

Gracias por todo y recibe un fuerte abrazo,