sábado, 4 de julio de 2009

Compadreo y diálogo social

La confianza lleva en ocasiones a la parálisis cuando los interlocutores tienen relación o trato frecuente, olvidando o dejando a un lado el deber y la obligación moral en salvar los condicionantes, procurando encontrar en justicia la mejor solución conocida.

Se acepta generalmente que el conocimiento y la sintonía entre personas conocidas de confianza e incluso de amistad, facilitan la negociación y el acuerdo sobre cualquier asunto.

Nada más lejos de la realidad, pues resulta, que en multitud de ocasiones la lejanía a los problemas cotidianos de a quienes suelen y dicen representar, hace tiempo perdieron y transcendieron al contacto de su realidad.

El País publica “El diálogo social encalla por el coste del despido y la rebaja de cuotas” - La patronal quiere incluir un "contrato del siglo XXI" con menor indemnización - Los líderes estudian incorporarse a la negociación si siguen las diferencias

Los interlocutores negociadores y representantes sociales están viciados, con demasiados vínculos identitarios y condicionantes que impiden incorporar acuerdos con implantación progresiva sin traumas y rupturas a la situación de cada momento.

Está demostrado, que un sistema o modelo de relaciones entre empresas y empleados debe de ser integrador, equilibrado y respetuoso entre las partes, además de ser beneficioso con carácter universal, es decir, debe de ser equitativo en derechos de contrataciones, prestaciones y desempleo universal para todos los trabajadores en igualdad de responsabilidad y obligaciones entre el estado, las empresas y los ciudadanos. Debe de procurar ser justo y generador de confianza.

Es cierto que la idiosincrasia de un pueblo a fuerza del abandono a las malas costumbres crean conductas y actitudes generadoras de fuerzas en contra dirección, pero ello no es óbice para que se mantengan sin razón estas conductas sin actuar en corregirlas.

Así, se requiere de un sistema o modelo universal equitativo como principio y que en resumen sería; 1º) un reparto equilibrado entre las partes, estado, empresas, trabajadores y ciudadanos de la asistencia social universal tanto económica y asistencial de apoyo, 2º) una retribución económica suficiente y digna con carácter universal de llegar a una situación de desempleo, 3º) un reparto equilibrado cuando sea posible del trabajo según capacitación y necesidades, y 4º) una integración de los acuerdos en equilibrio y armonía con los actual existentes, evitando distorsiones y situaciones de perjuicios o desprotección de cualquiera de las partes.


http://lacomunidad.elpais.com/montejb/posts

7 comentarios:

josempelaez dijo...

Juan Bernardo, al leer cosas del estilo de un «modelo universal equitativo» suelo preguntarme ¿en qué época pasamos los individuos de cooperar libremente a tener que someternos a un determinado modelo de trabajo como empleado?

¿Es que ya no son aceptables otros enfoques, como el que recuerda Fernando en Visto por ahí... laboral?

montejb dijo...

Estimado José María, es cierto que estamos aquí gracias al extraordinario esfuerzo, voluntad y sacrificio de individuos que libremente han cooperado a lo largo de la historia en ir conformando y escribiendo los precarios derechos universales en base a seres humanos, se supone inteligentes.

Ya sabemos de los muchos condicionantes y pasiones descontroladas que nos tienen donde estamos, además de la dictadura de los medios que someten nuestra libertad de actuación inteligente que es lo que se supone nos diferencia de las bestias.

Sin duda, bienvenido sean todos cuantos enfoques sean menester que nos libre de la esclavitud en cualquiera de sus formas y medios sutiles y perversos.

Por ejemplo; entiendo, entre otros, como un derecho irrenunciable que un grupo de personas puedan organizar y aglutinar libremente a un grupo, el que sea, en condiciones de autosuficiencia, progreso, etc. Por qué no podemos en igualdad de oportunidades y medios, tú y yo mismo u otras personas quienes sean, intentar hacer en bien universal con cuantos medios sean necesarios si es nuestra libre preferencia, decisión y además sabemos hacerlo tan bien como el mejor?.

Acepto y asumo la imperfección del ser humano, inclusive la mía propia, es más, que así siga siendo en bien de la diversidad y el progreso. Más que seguro, la diversidad propicia el progreso.

Ahora bien, por qué razón inconfesable suprema, en manos de unos pocos privilegiados, todos los demás tenemos que condicionar nuestra libertad, bienestar y equidad universal? La cuestión entiendo es, cuál es el modelo de cooperación y relación en igualdad de condiciones y respeto como seres humanos? Establecer una organización social que nos provea de bienestar en equilibrio con el entorno y procurando el respeto por la libertad y la propia iniciativa y elección en función de preferencia y mejores aptitudes, con obligaciones y asunción de responsabilidad consigo mismo, con los demás y el entorno? O quedarnos de brazos cruzados y que sean otros los que hagan y decidan por nosotros con las grabes consecuencias conocidas?

Entiendo, que lo esencial es el ser humano, elemento clave para cualquier actuación de cooperación en la organización social que queramos ir diseñando día a día, independientemente del papel que cada cual prefiera libremente realizar en cada momento o circunstancia en el tiempo. Si ataduras o dictaduras las que sean, en manos de unos pocos.

En definitiva, somos seres humanos, y las cosas y situaciones deben de estar al servicio del ser humano y no al revés. Antes que empleado, trabajador, obrero, empresario, de esto o aquello somos seres humanos con nombres y apellidos, raíces y costumbres por encima de actuar como médico, albañil, barrendero o cualquier otra función ajena a la naturaleza y esencia desde que nacemos hasta que morimos.

montejb dijo...

Obviamente comparto plenamente la información del post de Fernando que comentas y que en mi caso he experimentado en multitud de lugares exóticos los efectos que comenta y describe; los condicionantes biológicos y del entorno, la genética, los biorritmos, la digestión de una pesada comida o el calor asfixiante a las 2 de la madrugada un día de verano en Jeddah, o a las 12 del mediodía en Nouadhibou cualquier día de mayo, o y sir ir tan lejos, un 5 de agosto en Sevilla al final de la tarde paseando junto a la Giralda o el Guadalquivir, invitan a contemplar la vida sin tantas prisas con todo la eternidad por delante con la libre y alegre atadura de la química. Es más, recuerdo hace un par de años en Lanzarote en que abrí una cuenta en un banco y me dijeron que hasta al menos dentro de 15 días no me daría el talonario, me quedé estupefacto, aunque después de estar esperando tranquilamente sin rechistar casi 2 horas a que me atendieran, casi me pongo a bailar una rumba.
La vida en las Islas Canarias es muy tranquila y además, es una hora menos como mínimo, yo estoy por asegurar que es muchísimo más…;)

Mercedes HVdP dijo...

Hola Juan Bernardo, buenas tardes:

Creo que en España, mientras no apostemos por mercados de valor añadido, poco vamos a poder hacer (mano de obra demasiado cara frente a países de latinoamérica o asia y con salarios que en Europa se consideran al borde de la pobreza), entre eso y una economía de estructura piramidal ...

Y, lo más curioso, es la miopía de cierta clase que no se da cuenta que el "low-cost", genera "low-cost" y que sólo la riqueza puede generar riqueza.

A ver cuándo aprendemos.

Un placer caballero, sé bueno y que tengas una semana estupenda :)

montejb dijo...

Buen día Mercedes, siempre es un placer departir y compartir pensamientos abiertos y sinceros. Pensando en términos ortodoxos, coincido plenamente en tu exposición de ampliar y añadir valor añadido a cuanto podamos y sepamos hacer diferenciadamente en España respecto a otros mercados, amén de abolir la nefasta estructura piramidal, la dictadura del dinero y la ceguera en la falta de promover la riqueza que nos diferencie con los demás.

No obstante soy del pensar, que en las circunstancias actuales estamos en un punto de inflexión de no retorno y de salto a lo desconocido, donde todo está por hacer y entredicho en todos los ámbitos y localizaciones.

Mi impresión profunda es, que vamos a realizar un tránsito complejo lleno de ambigüedades y falto de compromisos concretos a verlas venir, y a ver que dicen y hacen los demás.

Mucho me temo, que tendremos que esperar a que un reducido grupo de personas con firme voluntad, calidad y visión humana, se pongan de acuerdo y encuentren el procedimiento para aglutinar a cuantos sean necesarios en la puesta en marcha de las soluciones posibles.

Todo un placer, intento ser bueno y sin duda, casi siempre lo paso magníficamente..;)
Gracias y felicidades…

Mercedes HVdP dijo...

Estoy contigo, Juan Bernardo, en que estamos en un punto de inflexión de no retorno y hacia una nueva forma de vivir.

El cambio lo haremos, de una forma traumática y dolorosa o de otra más "normalizada" pero el cambio es inevitable y los tiempos se están acelerando. Fíjate, apostaría cualquier cosa a que si se hiciera una auditoria global en el mundo, daría que estamos técnicamente en quiebra; ya comienzan a verse los primeros "brotes" -y no precisamente verdes: http://www.lavanguardia.es/economia/noticias/20090704/53738351028/california-incapaz-de-pagar-sus-facturas-estados-unidos-arnold-schwarzenegger-silicon-valley-gran-de.html).

En realidad pienso que estamos en la era de la extinción o evolución de los "dinosaurios" políticos, sociales, empresariales,etc. Aquellos que sepan volar y reinventarse seguirán adelante (tipo nokia), aquellos que pretendan seguir como hasta ahora, desaparecerán (citybank -rip-, Lehman Brothers -rip-, etc., GM, France Telecom, discográficas, etc.etc.etc.).

Y sí, como bien dices, es un placer poder compartir pensamientos e ideas sinceras.

Gracias y felicidades a ti por tus posts y por la libertad que das para intercambiar opiniones :)

montejb dijo...

Así es Mercedes. Mi teoría desde hace años es, que si el dinero fuera como los ajos, apenas quedarían en pie un puñado de empresas tal cual conocemos. Entonces, si podríamos ver como se hacen empresas de verdad y se genera bienestar y riqueza general. Por cuanto he analizado a lo largo de varios años en multitud de empresas y sectores, la inmensa mayoría no tienen la más remota idea de lo que es una empresa y puedo asegurarte que están completamente equivocados. Para empezar, una empresa es un todo de un producto y mercado concreto, no siendo sólo cuestión de capital dinerario, los accionistas y el beneficio del capital. Por eso el gran fracaso y rotación de la inmensa mayoría de empresas, ni que decir tiene cuando hablamos de comercios o pequeños y medianos negocios, que apenas sobreviven el 3-5%. Espero poder contarte en mejor ocasión al respecto… Gracias y saludos…;)