lunes, 19 de septiembre de 2011

Urge reinventar la economía


En los últimos cuarenta años las recurrentes y sucesivas crisis económicas, se han ido acortando en los plazos profundizando los efectos. Las causas siguen en el limbo de la inmensa mayoría de los indefensos seres humanos.


Los economistas son criticados por el hecho de que la Economía no es una ciencia. Los gobernantes no saben qué y cómo hacer dejando pasar el tiempo. Y los seres humanos cada minuto que pasa nos hundimos en la desesperación y la miseria. Las dudas e incertidumbres son grandes, pues los límites están en el conocimiento, no en la ignorancia. Desde esta premisa consciente y responsable, se puede bien actuar en interés propio y de los demás, aprendiendo a colaborar solidariamente, siendo esta actitud esencial para todos.

La alarma social es un hecho y las malas noticias se acumulan. Solo se dice que hay que pagar cuanto se debe, que hay que recapitalizar a los bancos, reestructurar las deudas de los Estados y que no hay dinero. El Editorial de El país  “Demoras peligrosas”,  y todos los demás medios, reiteran las mismas deficiencias.  Curiosamente, nadie hasta hoy ha dicho una palabra de que en los próximos 10 años, se necesitarán al menos 150 Billones de euros, para atender las necesidades de consumo y renovar la obsolescencia y caducidad de cuanto tenemos actualmente, cuando en los últimos 10 años apenas ha crecido la economía real.

Si queremos empezar a resolver los muchos problemas actuales y futuros, se debiera empezar por encauzar y ordenar la diversidad de los comportamientos humanos y “Reinventar la economía”. Parece fundamental, crear, recuperar y aglutinar, cuanto sea prioritario y necesario, de una formulación y normas generales de emisión y circulación monetaria, equitativa y no discriminatoria, conforme al censo de población de cada país, una cesta de productos, recursos y servicios básicos, disponibles eficientemente aprovechables, en armonía con el entorno, que facilite atender en equilibrio flexible en el tiempo las necesidades humanas. 




2 comentarios:

montejb dijo...

Mi amigo economista Mark, me comenta en este mismo post publicado en La comunidad de El País, respecto a la crisis: ¿La Economía puede aportar más ideas? Tal vez deberíamos reinventar la Política!! obligando a nuestros políticos a examinarse sobre los conceptos básicos de la Teoría Económica!! seguro que sería más práctico y rápido!!.

Yo le comento: Estoy de acuerdo. Aunque me parece que los políticos de carrera estudian los fundamento básicos de economía. El problema es, que hay muy pocos políticos de carrera.

Los políticos de oficio no tienen interés en aprender de nada, salvo su propia subsistencia y ejercicio de poder. Para que sus decisiones políticas retorcidas se implanten, contratan una corte de asesores y técnicos de lo que sea, que son quienes modifican, adaptan o crean leyes, mediante el artificio y la construcción de falsas arquitecturas que permitan encauzar aparente y falsamente las decisiones de los políticos, hasta que revientan las costuras y la rotura es irreparable. Los asesores y técnicos son quienes tienen que echar mano de la imaginería, si quieren conservar el puesto, pues siempre hay quién esté dispuesto.

Así, habría que bien seleccionar a nuestros gobernantes y dirigentes, con unos criterios objetivos razonables, revisar el aparato y sistema de elección de candidatos, establecer la transparencia y participación democrática de los ciudadanos en todo el proceso, inclusive la convalidación y continuidad en el cargo, mediante consulta por situación grave de interés general.

Un gran saludo,
Juan Bernardo montejb

Mark de Zabaleta dijo...

Certera reflexión sobre la clase política !

Saludos
Mark de Zabaleta